WELCOME!   BIENVENIDO! 

      Padre Félix Varela y Morales

(1788-1853)

A  Cuban Catholic priest who loved his country and became an Apostle for Immigrants in New York
 

 

HOME
Biography 
Prayer
Book Summary
Author
Book Prologue
Table of Contents
Bibliography
Publications
Escritos
Events
News
Search
Requests
Feedback

 

Escritos: El pensamiento del Padre Varela fue orientador para sus congéneres, y aún hoy sigue teniendo vigencia. Periódicamente se incluirán en esta página sus escritos en relación con diferentes temas. Leamos con atención algunos de sus mensajes escritos en español o inglés seleccionados de su amplia obra:

Acabamos de conmemorar 156 años de la muerte del Padre Varela en San Agustín y vale recordar la visión beatífica,  casi diríamos apocalíptica, que tuvo una noche visualizando  un mundo mejor donde la ignorancia y la maldad no existian y todo era paz y armonía. Hoy el Padre Varela ve cara a cara a esta visión.  Leamos:

"Dormían todos, Elpidio, y un profundo y majestuoso silencio robó a mi espiritu la edad presente y dió nueva existencia a las pasadas. Sin los delirios del sueño, parecíame ver, no ya los trofeos de la muerte, sino su derrota, como un simulacro de la futura resurrección; y entre la espesa muchedumbre, que agitada por un soplo de vida ondulaba en un espacio inmenso, veía elevarse los grandes maestros de la ciencia y la virtud, después de tan largo reposo, cual se elevan entre las olas suavemjente movidas por el aura los brillantes astros de la mañana, rasgando las densas tinieblas de una noche dilatada. Superior a la muda naturaleza, considerábala como nada, y a mi ser parecía desprenderse de ella, absorto en la contemplación de un orden de cosas más excelsa. Veía el término de la ignorancia y de la miseria en la fuente de la salud y de la sabiduría; veía rotas las cadenas de las pasiones y el espíritu libre y únido al único ser que puede acusar su felicidad. íQue armonia! íQue paz!¡Oh! ¡Pudiera yo expresar las sublimes emociones de mi alma aquella noche memorable, que derramó sobre mí un raudal de fortaleza y consuelo! !Noche que bendecirán todos mis días!; noche en que el insomnio, como para burlarse de la muerte, destruía su imagen, presentándome siempre la hermosísima de una eterna vida; noche, Elpidio, que ojalá jamás hubiera pasado. (Cartas a Elpidio, Tomo II, Carta Primera, pags.1-2)

Estamos finalizando el año 2009 y se me ocurre preguntar que actitud tendría el Padre Varela con respecto al comienzo de un nuevo año y encontramos la respuesta en un editorial del Catholic Observer publicado el 5 de enero de 1837 (Vol I #4,p. 32) que demuestra una vez más su actitud cristiana y positiva:

New Year's Day

"This  joyful day brings to the reflecting mind many a serious thought. It is, as it were, a resting-place in time where we may stop a while and review the past; and if the ground over which we have traveled, presents no pleasing prospect; if only a few good actions brighten the scene, we should look to the future, and endeavour to turn it to better account. If we act well our part, as we career along the road of life, this new year on which we have now entered, will set in glory and leave behind it a bright landscape of good works to cheer our mental vision."

One of the last extant personal letter to his sister from St. Augustine, FL. where he was recuperating. (Taken from Cartas Inéditas del Padre Varela by Francisco Gonzalez del Valle, Revista Bimestre Cubana, Vol 50, 72,1942.

San Agustin de la Florida 20 de julio de 1848

"Mi querida hermana: Estoy casi seguro de que no ha llegado a tus manos ninguna de mis cartas, y así me valgo de la Madre Natividad para que por su conducto recibas esta si es que llega a recibir la que le escribo, pues de todas maneras suelo verme chasqueado.

Yo estoy casi bueno y pienso permanecer aquí hasta que me fortalezca en términos de no terner recaídas. El paraje es muy agradable para mi por ser muy retirado, pues parece una ciudad separada del resto del mundo. Hay un continuo silencio por la poca población y porque las calles no estan empedradas sino cubiertas de arena. En fin el que padezca de la cabeza puede venir a curarse a este buen clima y en esta silenciosa ciudad.

Bien puedes inferir por la descripción que he hecho, que nada tengo que decir, pues aquí nada ocurre, sino que dés memorias a toda la familia, principalmente a Pancha, y que no olvides a tu hermano que te ama."    Félix Varela

Editorial Note in "The Catholic Expositor" Vol IV April 1843 (Editors: Very Rev. Félix Varela D.D. and Rev. Charles Constantine Pise D.D.) The editors defend the quality of the contents and make a commitment to originality in the future.

"A new volume of the Expositor commences with the present number. From its origin. it has gone on improving, under the influence of a generous support, and without pronouncing, ourselves, on the condition it has in so short a time attained, we leave the public to judge of it. We are perfectly aware that the contents might have been more varied, nay perfectly original, were the able pens that are lying dormant throughout our land to assist in affording contributions. But as nearly the whole of the work, monthly, devolves on two clergymen, who are otherwise constantly engaged in the duties of the ministry, our readers most have patience, if the subject matter is not always perfectly interesting and instructive as under other circumstances it might be made. But our energies will not slacken, nor our industry and zeal diminish: our object is to do good, as far as our means allow, and, as long as the Catholic public encourages us, we shall do as much as possible. More should not be required."

Introducción a Miscelánea Filosófica (3ra edicion;1827) escrita en el Exilio (ver Bibliografía)

"A instancia de un discípulo mio (D. Cayetano Sanfeliu, quien tuvo la bondad de servirme de amanuense) cuya memoria me es tan grata como sensible su muerte, me dediqué a escribir sobre algunos de los objetos de nuestras conversaciones, y por complacerle di al público estos entretenimentos filosóficos bajo el titulo de Miscelánea por ser tan varios como los fueron sus motivos. Hallábame en el lugar de mi nacimiento, y el santuario de las letras, que había frecuentado desde mis primeros años, y en que tenía el honor de ocupar un puesto, para indicar a una estudiosa y amable juventud, las sendas de la razón y de la moralidad, los portentos y delicias de la naturaleza. Mientras mi espíritu se ocupaba de estas apacibles ideas, fui arrebatado por el torbellino político, que aún agita la Europa, y más feliz que otros, lanzado a la tierra clásica de la libertad, donde reviso tranquilo estos ocios míos para presentarlos menos imperfectos."

Hablando de la Impiedad, la Superstición y el Fanatismo (Cartas a Elpidio: Ver Bibliografía )

"Estos monstruos han sido el constante objeto de mis observaciones; he procurado seguir sus pasos, observar sus asechanzas, notar sus efectos y descubrir los medios que emplean para tantas atrocidades. Bien se echa de ver que estas tristísimas meditaciones deben haber llenado mi alma de amargura; y como la amistad es el bálsamo del desconsuelo, y la comunicación de ideas el alivio de las almas sensibles, permíteme que deposite en la tuya los sentimientos de la mía, y que en una serie de cartas te manifieste los resultados de mi investigación. Ocupémonos, por ahora, de la impiedad."

"Si la experiencia no probara que hay impíos, no podría la razón probar que pueda haberlos. Cuando la naturaleza inspira elo amor--- y éste va necesariamente hacia las perfecciones con más fuerza que el acero al vigoroso imán, o que los cuerpos celestes hacia el centro de su circulación--- ¿Como puede dejar un ser perfectísimo de atraer la voluntad humana, y por que anomalía inexplicable puede ésta convertir en objeto de odio el bien por esencia?"

Patriotismo” (Miscelánea Filosófica: Ver Bibliografía)

  • “Al amor que tiene todo hombre al país en que ha nacido, y al interés que toma en su prosperidad les llamamos patriotismo. La consideración del lugar en que por primera vez aparecimos en el gran cuadro de los seres, donde recibimos las más gratas impresiones, que son las de la infancia, por la novedad que tienen para nosotros todos los objetos, y por la serenidad con que los contemplamos cuando ningún pesar funesto agita nuestro espíritu, impresiones cuya memoria siempre nos recrea; la multitud de objetos a que estamos unidos por vínculos sagrados, de naturaleza, de gratitud y de amistad: todo esto nos inspira una irresistible inclinación, y un amor indeleble hacia nuestra patria. En cierto modo nos identificamos con ella, considerándola como nuestra madre, y nos resentimos de todo lo que pueda perjudicarla.”
  • “De aquí procede el empeño en defender todo lo que la pertenece, ponderar sus perfecciones y disimular sus defectos.”

“Libertad y Religión” (Carta #2 de El Habanero: ver Bibliografía)

  • “La libertad y la religión tienen un mismo origen, y jamás se contrarían porque no puede haber contrariedad en su autor. La opresión de un pueblo no se distingue de la injusticia, y la injusticia no puede ser obra de Dios. Solo es verdaderamente libre el pueblo que es verdaderamente religioso, y yo les aseguro que para hacerle esclavo es preciso empezar por hacerle fanático. ¡Tan lejos está la verdadera religión de ser la base de la tiranía!”

“Súplica última a Elpidio”  (Cartas a Elpidio: Ver Bibliografía)

  •  “No ignoras que si circunstancias inevitables me separan para siempre de mi patria, sabes también que la juventud a quien consagré en otro tiempo mis desvelos, me conserva en su memoria, y dícenme que la naciente no oye con indiferencia mi nombre. Te encargo, pues, que seas el órgano de mis sentimientos y que procures, de todos modos separarlas del escollo de la irreligiosidad.”
  • “Diles que ellos son la dulce esperanza de la patria, y que no hay patria sin virtud, ni virtud con impiedad.”
  • “La naturaleza, en sus imprescriptibles leyes, me anuncia decadencia, y el Dios de Bondad me advierte que va llegando el término del préstamo que me hizo de la vida. Yo me arrojo en los brazos de su clemencia, sin otros méritos que los de su Hijo, y guiado por la antorcha de la fe camino al sepulcro en cuyo borde espero, con la gracia divina, hacer, con el último suspiro, una protestación de mi firme creencia y un voto fervoroso por la prosperidad de mi patria.”
Send mail to Juan M. Navia with questions or comments about this web site.

Updated: February 1, 2010